HOMBRO | Luxación del Hombro
398
post-template-default,single,single-post,postid-398,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Luxación del Hombro

Significa que la articulación se ha salido de lugar, esto significa que la cabeza de humero que tiene forma de esfera perdió por algún momento su contacto con la glena (hueso en forma de copa que aloja a la cabeza humeral). La luxación puede requerir en muchos casos de maniobras de reducción, esto quiere decir que un médico debe tirar con cuidado de su brazo para que se acomode. En los casos que se reducen espontáneamente se las llama subluxación. Cuando la luxación se produce antes de los 20 años en jóvenes deportistas la probabilidad de que vuelva a sufrir de otra luxación es sumamente alta (cercana al 80%). Los deportes frecuentemente asociados a la luxación de hombro son los deportes de contacto tales como el rugby o el fútbol. En personas mayores a los 60 años la luxación esta frecuentemente asociada a lesiones del manguito rotador.

Tipo de luxación y mecanismo:

Luxación más frecuente es la anterior (90%) en donde generalmente la mano se encuentra en ese momento por encima de la cabeza. Las luxaciones posteriores se asocian en cambio a traumatismos directos, electroshock, convulsiones.

¿Qué es lo que se daña?

La zona de mayor debilidad es la zona de unión entre la cápsula articular (la cobertura de la articulación) y el hueso. Esta estructura se llama labrum y la ruptura del mismo de lo llama lesión de Bankart. Cuando los episodios son reiterados el hueso comienza a “desgastarse” y se empieza a perder la copa de hueso (glena) que sostiene a cabeza humeral. Otra de las lesiones que se encuentran en absolutamente todos los casos es la lesión de Hill Sachs esto es la impronta que queda en la cabeza humeral luego de una luxación es para los traumatólogos como un sello que indica que esa articulación estuvo fuera de lugar, en algunos casos de muchas luxaciones puede ser muy profunda o extensa.

Tratamiento Kinesiológico o Inmovilización

Durante mucho tiempo se buscó evitar nuevos episodios de luxación con programas de fortalecimiento con bandas elásticas o inmovilizaciones con yeso o cabestrillo. Aunque no existe un nivel alto evidencia científica que demuestre su beneficio para lograr una mejor cicatrización o estabilidad de la articulación. Hoy en día estos tratamientos se utilizan para lograr un mejor confort del paciente y retorno a la actividad deportiva.

Tratamiento Quirúrgico

En casos de luxaciones recidivantes (se sale en reiteradas oportunidades), o las luxaciones de jóvenes deportistas menores de 20 años donde la tasa de re-luxación es superior al 80% es recomendable realizar una cirugía de reparación de la lesión. Esta cirugía realiza en forma artroscópica (por pequeños orificios menores a un centímetro) cuando no hay pérdida significativa del hueso de la glena. Lo que se realiza durante la cirugía es volver a fijar al borde de la capsula contra el hueso donde estaba inserto previamente antes de la lesión.

Que sucede en pacientes con laxitud articular?

En estos casos la capsula es exageradamente grande por lo cual durante el mismo acto quirúrgico se puede plicar la capsula (arrugarla con puntos para aumentar el grosor y acortarla).

Qué pasa si falta hueso?

Cuando el defecto es de la cabeza humeral en la lesión de Hill Sachs puede ser necesario rellenar ese espacio fijando parte de la capsula en ese lugar en forma también artroscópica. Cuando el defecto es de la glena muchas veces es necesario realizar un injerto óseo cirugía de Latarjet donde se saca un fragmento óseo del mismo hombro para fijarlo donde falta. Habitualmente se utilizan 1 o dos tornillos

Rehabilitación

El plan en general de rehabilitación es de un mes de inmovilización con cabestrillo, luego comienza el paciente con ejercicios y kinesiológica por un par de meses más, para realizar deportes de contacto se prefiere esperar hasta el sexto mes de la cirugía salvo en los casos de injerto óseo donde pueden retomar una vez que está consolidado el fragmento(al tercer mes).